¿Qué representan realmente las cenizas del Miércoles de Ceniza?

Hoy, 26 de febrero, es Miércoles de ceniza , una antigua fiesta religiosa que, para los católicos, es uno de los días más sagrados del año. El Miércoles de Ceniza es conocido por las cruces de ceniza manchadas en la frente a lo largo del día, pero ¿cuántas personas saben qué son las cenizas? Realmente ¿representar?

El Miércoles de Ceniza es el primer día de Cuaresma, que, según la religión, son los 40 días de preparación para la resurrección de Jesús hasta el Domingo de Resurrección. La Cuaresma es un tiempo para la reflexión y la penitencia y, a menudo, un tiempo para el sacrificio. por qué los católicos no comen carne el miércoles de ceniza o los viernes durante la Cuaresma. También es común que los observadores renuncien a algo que aman durante toda la Cuaresma.

Por supuesto, el Miércoles de Ceniza es mejor conocido por, bueno, las cenizas que lo acompañan. Para aquellos que no aprendieron sobre la historia de la festividad, puede ser realmente confuso (incluso las personas que son católicas y obtienen sus cenizas el Miércoles de Ceniza pueden no saber exactamente por qué las reciben).



Las cenizas son representativas del polvo, o más específicamente, el polvo de un cadáver humano .

Cuando un cadáver humano se descompone, se convierte en polvo o ceniza. Las cenizas colocadas en la frente son un símbolo de eso. Cuando el sacerdote los aplica en forma de cruz en la frente de alguien, dirá: 'Apártate del pecado y cree en el Evangelio' o 'Recuerda que eres polvo y al polvo volverás'.

Si cree que esto suena increíblemente mórbido y deprimente, no está exactamente equivocado. Pero la religión católica no lo ve así. Esto es parte de la Cuaresma, preparándose para la muerte.

La El espíritu católico lo explica más a fondo :

Por ejemplo, Abraham le dijo a Dios: 'No soy más que polvo y ceniza' (Génesis 18:27), una referencia a su mortalidad humana. Jeremías describió la muerte como un 'valle de cadáveres y cenizas' (Jeremías 31:40). Las cenizas son un signo ominoso, y las usamos el Miércoles de Ceniza para recordarnos nuestras propias muertes inminentes. La muerte puede llegar antes o puede llegar más tarde, pero seguramente llegará.

Por supuesto, las cenizas no son en realidad polvo de un cadáver humano (eso sería horrible). Provienen de las palmas del Domingo de Ramos del año anterior. Se queman las palmas, luego se recogen las cenizas y se trituran hasta obtener un polvo fino. Durante la misa del Miércoles de Ceniza, el sacerdote bendecirá las cenizas antes de aplicarlas en la frente de todos en la iglesia.

Entonces, la próxima vez que veas cenizas en la frente de alguien, o si las obtienes tú mismo, considera su verdadero propósito: recordarte que la vida, según la fe católica, consiste en prepararse para morir, para estar con Dios. Un poco morboso, pero también una parte muy importante de esta religión.